Aquaplaning imprevisible y muy peligroso

Que es el aquaplaning?

El aquaplaning también conocido como acuaplaneo o hidroplaneo, es aquella situación en la que el coche atraviesa en la carretera una superficie cubierta de agua a cierta velocidad que lo lleva a una pérdida de tracción y control del mismo por parte del conductor.

¿Qué provoca el aquaplaning?

En el rodaje sobre el suelo mojado se forma una cuña de agua delante del neumático  que  va desplazándolo y evacuando, ejerciendo una presión sobre ésta.
El aquaplaning se produce cuando la presión de la cuña de agua es superior a la presión del neumático sobre el área de contacto, el neumático se sube sobre la capa de agua perdiendo el contacto con el suelo. Esta pérdida de contacto con el suelo hace que el neumático pierda su poder de tracción y por lo tanto patine sobre la capa de agua, no respondiendo a los movimientos del volante, a los frenos, al acelerador, etc. Es entonces cuando se pierde el control del vehículo.
Los principales factores que ayudan y favorecen el aquaplaning son la velocidad, la altura de la capa de agua, la altura de dibujo del neumático y la presión de inflado del mismo.

Por todas estas razones, en mojado, es PRIMORDIAL reducir la velocidad de circulación.

aquaplaning

Cómo evitar el aquaplaning

Lo mejor para evitar el aquaplaning es circular a una velocidad prudente cuando llueve.
Cuando el coche está sufriendo aquaplaning estamos en la misma situación que si el coche estuviese volando. Si las 4 ruedas están en el aire el coche no es capaz de frenar, ni acelerar ni girar a un lado o al otro por más que frenemos, aceleremos o giremos el volante. Por esto es vital evitar en lo posible caer en esta trampa mortal.

Algunos consejos:

Mantenimiento del coche: Los neumáticos y los amortiguadores son una prioridad para evitar este problema. Unos neumáticos nuevos con unos amortiguadores al final de su vida útil no sirven de nada. Si nuestras ruedas están gastadas y nuestros amortiguadores ya han superado la mitad de su vida, reduce la velocidad.
Presión de los neumáticos: las ruedas con la presión baja aumentan la superficie de la banda de rodadura que roza con el asfalto y reducen el tamaño de sus canales de evacuación. Lo mejor es que los días de lluvia pongas la presión de neumáticos más alta recomendada por el fabricante, incluso aunque viajes con el coche vacío.
Velocidad prudente: lo mejor para evitar un susto es llevar una velocidad prudente cuando llueve o cuando hace poco que ha llovido. Pueden quedar charcos tras un fuerte aguacero aunque en el momento en que circulemos ya no llueva
Campo de visión: siempre hay que llevar la vista buscando los problemas que pueda haber. Si ves zonas más brillantes en el asfalto o charcos, intenta no pasar por ellos o reducir la velocidad, pero siempre con anticipación. No intentes frenar cuando ya estás encima del charco ni cambiarte de carril sin comprobar que no viene nadie o cuando ya estás encima del problema.

aquaplaningQué hacer frente al aquaplaning

Si no hemos podido evitar el problema y ya estamos en él debemos saber cómo reaccionar. En este momento  no podremos frenar ni acelerar ni dirigir el coche, pero sí hay cosas que debemos tener en cuenta:

  • Sujeta bien el volante: al pasar un charco hay zonas más y menos profundas. El agua tiende a frenarnos y cuanto más profundo sea el charco más nos frenará. Es muy frecuente que al pasar un charco el volante tienda a girar debido a que las ruedas que pisen una zona más profunda se frenan más que las del otro lado. Si no llevamos el volante bien sujeto tendremos un problema. Agarra el volante con las dos manos y mantenlo en la posición correcta (recto si estás en una recta y algo girado en curva, pero no lo gires más de lo que sea necesario, si te asustas y lo giras mucho, en cuanto pasemos el charco el coche dará un bandazo).
  • Evita frenar y acelerar: no pises el freno ni el acelerador, levanta el pie suavemente para que la propia densidad del agua aminore nuestra velocidad y que dejemos de flotar lo antes posible.
  • Prepárate ante un posible impacto: lo normal es que el charco no sea muy largo y pronto recuperemos el control del coche. Trata de mantener la calma con los consejos anteriores hasta superar la zona encharcada. Si ésta es muy larga el coche estará sin control bastantes metros y su trayectoria la marcará la inercia, que puede dirigirnos fuera de la carretera, hacia la mediana o hacia el coche que estemos adelantando en ese momento. Si el impacto es inevitable prepárate para el impacto. Pega la cabeza al reposacabezas del coche y no sueltes en ningún momento el volante ni cierres los ojos por si puedes acabar recuperando el control.

Comments are closed